Diciembre fue un mes especial para el Planetario de Bogotá y para el Instituto Distrital de las Artes - Idartes, pues día a día se realizaron diversas actividades entre conciertos, charlas y talleres para permitir que la cultura y la ciencia siguiese acompañando a los bogotanos en medio de esta temporada de fin de año.

El 21 de diciembre, por ejemplo, el Planetario de Bogotá contó con una serie de actividades a lo largo del día, algunas incluso simultáneas. Mientras en una de las fachadas del escenario se realizaba la charla Un pequeño punto azul a las 5:00 p.m., en la terraza se empezaban a alistar los equipos que lograrían capturar uno de los fenómenos astronómicos más especiales de los últimos años, la super conjunción de Júpiter y Saturno. 

Habiendo instalado el telescopio que observaría ambos planetas, en el auditorio del Planetario de Bogotá se preparaba el resto del equipo que haría una charla transmitida en vivo a las 6:00 p.m de ese mismo día, junto con la imagen de las galileanas de Júpiter y los aros de Saturno en una sola toma, lo cual no se había logrado hacer, pues la última vez que este evento se dio fue en 1623. 

A esta misma hora iniciaba el concierto de la agrupación musical Luanas de la Fundación Orquesta Sinfónica de Bogotá - FOSBO en la misma fachada en la que se habló sobre el pequeño punto azul, la Tierra. Tres coristas, acompañadas de un teclado, cantaron diversas canciones, particularmente de Navidad, mientras los niños aplaudían y bailaban al son de la música. Por último, para finalizar la noche de este 21 de diciembre, la Misión Quynza se llevó a cabo en la otra fachada del Planetario de Bogotá, en donde los ciudadanos pudieron aprender sobre la Luna, el satélite natural de la Tierra, y aprender sobre la conjunción planetaria de ese día. 

Este fue tan solo un día de los tantos en los que se desarrollaron actividades en este icónico escenario de Bogotá para esta temporada. Se han venido realizando conciertos de distintos géneros y agrupaciones musicales, pequeñas obras de teatro, entre otras actividades, en la ciudad y en el Planetario de Bogotá para que las personas pudiesen disfrutar y, asimismo, reactivar el sector cultural de la capital colombiana. 

Además de estas, el Planetario de Bogotá y el Idartes han trabajado por mantener la cultura viva a lo largo de los últimos meses en medio de la contingencia actual generada por el COVID 19.  El escenario encontró maneras alternativas de continuar con su divulgación científica y educativa mientras estuvimos en casa mediante series de videos como Orígenes, donde se exploró la vida y lo vivo en el cosmos, Bajo el mismo cielo, un programa de observación astronómica, Hablemos del universo, una cápsula que buscó resaltar investigaciones de astronomía y las ciencias del espacio hechas por colombianos, entre otros programas. Asimismo, también lanzó la Misión Quynza en octubre, con la que las personas en distintas localidades de Bogotá pudieron conocer paisajes planetarios desde sus ventanas con el Planetario Móvil.