“Su mente, que antes parecía contener el mundo entero, había sido ocupada por una inmensa laguna oscura que aumentaba a diario y que él vadeaba con sumo cuidado”. 

Andrea Barrett

En La fiebre negra cabe mucho: la ciencia, la ficción, las cartas, las migraciones de golondrinas, el amor, la agonía y la peste. Los ocho relatos que reúne este libro son amalgamas armónicas de grandes descubrimientos científicos y domesticidades comunes, de viajes emocionantes en busca de especies sin clasificar y familias con secretos innombrables, de trabajo médico en una isla inundada de un virus mortal y de amistades construidas de muchos silencios. 

A Andrea Barrett, novelista norteamericana y escritora de estos relatos, le interesa la ficción histórica y en ese género, las narraciones que prefiere contar suelen estar cercanas a la historia natural, la biología y las vidas de los científicos que suelen estar cargada de ensayos y errores y coincidencias. En este libro en particular, aparecen personajes como Charles Darwin, Gregor Mendel y Carlos Linneo, pero lo que se cuenta es su atmósfera, los bordes. Se aleja de los relatos biográficos y la sensación de grandeza que envuelve a los personajes y se centra en la intimidad y lo corriente. 

El libro parece estar dividido en dos partes. Una primera de siete relatos donde están más presentes los científicos y expedicionarios, y una segunda que puede catalogarse como novela corta y es la que le da título al libro. Allí se cuenta la historia de un médico que ayudó durante la epidemia de tifus en Grosse Island, Canadá en 1874 y es esta historia la que deja ver más claramente el estilo de la autora: una ficción que parece solo servir de hilo para un entramado construido a partir de hechos documentados y comprobables.

El novelista Thomas Mallon escribió en The New York Times sobre este libro que “el efecto es silencioso y deslumbrante, como mirar el papel hecho a mano bajo el microscopio”. Y es justo así. A cada una de las historias de La fiebre negra se entra sin saber bien qué viene, pero siempre son pedazos de cotidianidad combinados con ciencia que están unidos a punta de amistad, romance e historia compartida. 

La fiebre negra
Andrea Barrett 
Nórdica Libros
305 págs.