Era necesario medir y analizar la naturaleza, por supuesto, pero también pensaba que nuestra reacción ante el mundo tenía que depender en gran parte de las sensaciones y la emociones (...) 
Andrea Wulf sobre Alexander Von Humboldt 

 

Andrea Wulf escribió La invención de la naturaleza, el nuevo mundo de Alexander von Humboldt entre el escritorio y el viaje. Tuvo que leer todo lo que pudo sobre el naturalista prusiano, despedazar lo escrito y volverlo a construir y revisar todo el archivo posible para crear escenas poderosas que dieran cuenta del personaje que intentaba retratar. Pero también viajó, subió montañas y volcanes y se desplazó por el mundo para intentar sentir lo que él sintió e intentar habitar, de alguna manera, el cuerpo de quien logró ver la naturaleza como nadie lo había hecho antes.

Este libro, que recoge la historia de Alexander von Humboldt de cara a su aporte científico y a sus curiosidades, deja ver de manera clara y extensa cómo fue el proceso mental, investigativo y constructivo para llegar a su conclusión primaria que aún hoy determina cómo vemos el mundo en el cual vivimos: la de pensar la naturaleza como una sola cosa viva, interconectada a través de hilos tanto imperceptibles como descomunales. El libro, además, expone cómo su comprensión de los distintos ecosistemas y organismos desde la estética y lo emocional, y no desde la visión taxonómica, es lo que le permite entenderla como un todo.

La exhibición bibliográfica de Humboldt y el esclarecimiento de los conceptos y los proyectos que lo obsesionaron parecen ser puestos en los pequeños capítulos que arma Wulf con un propósito: hacer una sensibilización sobre cómo opera la naturaleza para que pueda ser más claro el afán que hay por preservarla y cuidarla; y además reivindicar el trabajo de Humboldt como un pilar fundacional de la forma en la que concebimos todo lo vivo hoy: “Goethe comparó a Humboldt con ‘una fuente con muchos chorros que manan de forma refrescante e infinita, y nosotros solo tenemos que colocar recipientes bajo ellos’ En mi opinión, esa fuente no se ha secado jamás”.

Tal vez por eso el final del libro no acaba con la muerte de Humboldt. La autora decide hacer una serie de ensayos donde muestra cómo el trabajo del naturalista fue clave para el de otros científicos que con sus aportes han ayudado a desplegar el entendimiento por el mundo y el universo, como Charles Darwin, Ernst Haeckel, George Perkins Marsh y John Moir. El entramado de la naturaleza, entonces, se refleja en el entramado del conocimiento y la construcción de la ciencia. 

La invención de la naturaleza
Andrea Wulf 
Taurus
578 págs.