Siempre imaginamos a los alienígenas como seres triunfantes que aterrizan en nuestro planeta, criaturas conscientes capaces de preverlo todo, conquistadores del espacio cósmico. 
Stanisław Lem 

 

El 12 de septiembre de 1921, hace cien años, nació en Lvov, Polonia el escritor Stanisław Lem. Por seguir los pasos de su padre, un médico judío, la primera carrera que persiguió Lem fue medicina, pero en 1939 tuvo que abandonar la factulad cuando inició la ocupación alemana en su país. Luego de esto trabajó como mecánico y soldador. Este tránsito, de pensar el cuerpo, la mecánica y la tecnología, fue tal vez lo que hizo que fuera la ciencia y la robótica –y no otros temas– los que inundaron su obra; prolífica y cambiante. 

En 1948 Lem escribió El hospital de la transfiguración que fue publicado hasta 1955 en Polonia debido a la censura comunista; en este libro cuenta la historia de un médico en medio de un hospital psiquiátrico en un bosque polaco a inicios de la Segunda Guerra Mundial. Con esa novela inició su carrera como escritor que tomó especial relevancia en el género de ciencia ficción. Además de novelas y algunos ensayos de filosofía y metaliteratura, también escribió cuentos. Máscara, publicado por la editorial española Impedimenta, reúne 13 de esos relatos cortos donde la vida extraterrestre, el lenguaje, la inteligencia artificial y el temor humano a lo desconocido son explorados.

Impedimenta traduce estos 13 relatos por primera vez al español y también los convierte en una antología, lo que no había sucedido hasta ahora. En ellos confluyen diferentes voces del autor: está el Lem que se pregunta por la relación entre los humanos y la inteligencia electrónica “autónoma” como en el cuento ‘El martillo’, el Lem que superpone la inteligencia artificial a la humana como en ‘La fórmula de Lymphater’ o el Lem que piensa en el delirio de un ser humano enfrentado –al parecer– a la presencia de vida extraterrestre como en ‘La rata en el laberinto’. Estas voces diversas de los cuentos las une la inteligencia de Lem que está llena de humor, de sátira y de una postura entre la ciencia y la imaginación.

Aunque sus cuentos tienen especial detenimiento sobre lo que no conocemos o nos resulta sorprendente como las pesadillas, la compañía con la que contamos en el universo, la inteligencia artificial, el delirio; también destaca su pensamiento sobre lo particular de la vida humana, que parece creer irrepetible pero no única. “Es una tontería imaginarse que el Cosmos pueda repetir el mismo proceso evolutivo que nosotros, que derive en las mismas formas, los mismos cerebros, las mismas cuencas oculares, labios, músculos… Tenemos que mantener la sangre fría”, escribe Lem.

 

Máscara 
Stanisław Lem 
Editorial Impedimenta
417 páginas