El eje de rotación de nuestro planeta está inclinado 23.5° en relación al Sol, lo cual produce, entre otros aspectos, las estaciones del año asociadas con los movimientos aparentes del Sol en la bóveda celeste. Así, equinoccios -cuando el Sol cruza el ecuador celeste-, y solsticios – su punto más alejado al norte y al sur del ecuador-, marcan fechas claves que eran registradas por todos los pueblos desde tiempos remotos. 

Al mediodía pareciera que pasa el Sol directamente sobre nuestras cabezas, aunque no es así para todos. Tan solo en una franja alrededor del ecuador terrestre, entre los denominados Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio, el Sol en algunos momentos del año, a esta misma hora, pasa por encima de nuestras cabezas en el cenit. En ese momento, el denominado mediodía cenital, no se produce sombra alguna. Esto solo sucede en el trópico. 

Sin embargo, solo en la línea ecuatorial, por ejemplo, a unos 13 km al norte de la ciudad de Quito en Ecuador, el mediodía cenital coincide con las fechas equinocciales, alrededor del 21 de marzo y el 21 de septiembre. En las zonas al norte y al sur del ecuador, el evento se produce días antes o después de los equinoccios. En Bogotá, por ejemplo, ubicada 4°35 al norte del ecuador, el próximo mediodía cenital se observará el 10 de septiembre, mientras que en Medellín, más al norte, será el 6 de septiembre.

Un fácil experimento para comprobar este evento es colocar una vara, o una botella, y observar cómo en el día previsto su sombra se va reduciendo en la mañana hasta no observarse sombra alguna al mediodía. Sin embargo, el mediodía cenital no coincide exactamente con el de nuestros relojes, la hora civil, aunque es muy próximo. Una aplicación para saber el día del mediodía cenital en cualquier lugar del trópico es “ZSD - Día mediodía sin sombra”. 

Imagen: Astrofanáticos.