El Planetario de Bogotá, escenario del Instituto Distrital de las Artes – Idartes, le apuesta a la reactivación del sector cultural en la ciudad, por eso este año, como parte de un proceso de renovación integral, el Planetario pondrá en escena un nuevo sistema de proyección, con un equipo de última generación: el proyector láser Griffyn 4K32-RGB, que convertirá el domo en un espacio pleno de alternativas.

“Entre las prioridades del Idartes está dotar de la más alta tecnología a sus escenarios; por eso, estamos trabajando para posicionar nuestros escenarios como referentes, no solo en Latinoamérica sino a nivel mundial”, señala Catalina Valencia, directora del Idartes agregando que este es un regalo del Idartes para la ciudad, en sus 10 años.

“Estamos llegando a los 10 años de la creación del Idartes y vamos a celebrarlo con toda la ciudad, porque los logros del Idartes en este recorrido, han sido los logros de nuestros artistas, gestores, creadores y de todos los que trabajamos por el arte y la cultura, pero principalmente de nuestros públicos”, destaca Valencia quien resalta que el Planetario de Bogotá, entra a hacer parte de la modernidad, en todo sentido, con esta adquisición.

“Esto es tecnología de punta, pasamos a hacer parte de la lista de los planetarios de última generación; esto está en línea con la misionalidad del Idartes y hace parte de todo un esfuerzo articulado que fusiona el arte, la ciencia y la tecnología y que lo hace un escenario único, un lugar de diálogo en el que las protagonistas son las estrellas, pero también hay espacio para las artes visuales, para la música, para la danza”, señala Valencia.

El nuevo protagonista de la escena astronómica capitalina, el Griffyn 4K32-RGB de la casa Christie es una maravilla de la tecnología moderna que combina electrónica superior con iluminación láser de última generación, con un sistema de enfriamiento integrado y un método óptico sellado que amplía el rendimiento lumínico y crea, en consecuencia, experiencias visuales sorprendentes, en las que la magnificencia del brillo compite con una excepcional gama de colores.

“Muchos planetarios alrededor del mundo tuvieron que cerrar, pero la apuesta del Distrito ha sido la contraria, ha sido vamos a retornar, vamos a hacer que la cultura realmente se mantenga viva y que las personas puedan gozarse esos espacios de transformación social, que efectivamente logremos esa identificación de la gente con la ciencia a partir de un paradigma en el cual el ciudadano siente y reconoce que la ciencia no es una cosa lejana, que no hay que ir a buscarla a ningún lugar porque la ciencia no está lejos, la ciencia está en lo cotidiano”, señala a propósito de esta adquisición, el físico y astrónomo Carlos Molina, coordinador del escenario científico del Idartes.

El equipo está acompañado de un servidor de última generación que además de controlar el sistema permitirá realizar proyecciones propias e independientes, creadas para este tipo de tecnología, de resolución 4k, desarrollados por las más importantes casas distribuidoras de shows en formato fulldome, o de cúpula completa, del mundo, que estarán al alcance de los públicos de la capital con una imagen de alta resolución y sonido envolvente 7.1, lo que convierte al Planetario de Bogotá en uno de los pocos escenarios de última generación en el mundo.

“Si bien en los planetarios clásicos nos enamorábamos del cielo nocturno con gran fidelidad, en los sistemas digitales como este, podemos realizar viajes inmersivos que pueden llevarnos hasta el corazón mismo de nuestra galaxia o al límite del universo conocido”, señala Molina, explicando que el sistema de proyección adquirido consta de dos proyectores con un brillo de 34000 lúmenes, en resolución 4K, que básicamente “triplican la luminosidad actual”.

“Esta tecnología, con esta resolución, por la capacidad de contraste, va a hacer que tengamos en nuestro domo estrellas muy puntuales, que tengamos un cielo muy real, pero, sumado a esto, un software que además de simular el cielo nos permite viajar por el sistema solar, nos permite ver nuestra galaxia, ver galaxias cercanas, ver la fracción más lejana conocida del universo; entonces los viajes que podemos emprender con estos softwares realmente nos presentan este universo en tres dimensiones”, destaca Molina y señala que el equipo que llegará al planetario el segundo semestre de este año se puede alimentar en tiempo real, con producciones propias o de las más reconocidas casas productoras del mundo.

Podemos usar nuestro domo como un laboratorio de experimentación audiovisual y eso es muy poderoso porque pasamos de la idea de un domo para astronomía a la idea de un teatro digital inmersivo en el que caben también el teatro y la danza, por ejemplo, para crear audiovisuales potentes, diversos, maravillosos”, apunta Molina insistiendo en que el nuevo sistema de proyección hace parte de un planetario que está concebido como un todo, como un espacio en el que dialogan las artes y las ciencias a través de rutas integradas que ofrecen experiencias totales, en los que el tema es la vida en el universo, cómo encontrarla, cómo interpretarla, cómo imaginarla.